Arriba Suplemento Periódico 54

Palabras del Esc. Guillermo

Stirling en la Sede de IFÁ

"Me siento muy com placido de estar esta noche acá, porque creo que esta es también una de las expresiones, de lo que en nuestro Uruguay tenemos que reafirmar permanentemente; que es la tolerancia. Estamos viviendo un mundo muy complicado. Un mundo donde la intolerancia está llevando a las más brutales matanzas, como hoy estamos presenciando en parte del Medio Oriente, donde la intolerancia está generando odio racial. La intolerancia ha llevado a que mentes totalmente enfermas, puedan llegar a la destrucción, como sucedió con las torres gemelas en los EEUU, muriendo gente inocente totalmente. La intolerancia lleva a que vivamos un mundo muy convulsionado. Entonces creo que en este país que está viviendo momentos muy difíciles, más que nunca tenemos que dar expresiones de tolerancia. Nosotros vemos lo que pasó anoche en Venezuela, lo que ha pasado en la Argentina y en otras partes del mundo y el denominador común se llama también intolerancia. Y en este gesto tan sencillo pero tan profundo que han generado ustedes, lo que tengo que destacar es esa actitud, esa conducta, esa diría postura que tenemos que tener frente a los momentos que estamos viviendo. A partir de que demostremos tolerancia, creo que se van a ir resolviendo y se pueden resolver muchos problemas. Lo peor es cuando vamos perdiendo referentes éticos, morales, espirituales, que son los que pierden los intolerantes. En la medida en que nosotros los rescatemos, en la medida en que nosotros podamos exhibirlos como una prenda; de esas prendas de honor que hacen a los pueblos; yo creo que nos podrá ir mal económicamente; pero si mantenemos espiritualmente al país con un rumbo, creo que ese rumbo va a hacer cambiar las circunstancias de los muchos que hoy están sufriendo. Creo que entre todos tenemos que hacer un gran esfuerzo por sacar adelante este formidable país. Este formidable país que pese a todos sus problemas, pese a todas sus dificultades, seguimos teniendo valores que no todos los países los tienen. Tenemos aparte un valor que es la gente. La gente del Uruguay es muy especial y tiene una concepción de la vida también muy especial. Y tiene una concepción de la solidaridad muy especial, que ha generado un estilo de vida que lo reconocen por todos lados. Yo me he encontrado en muchas partes con uruguayos que se han ido a buscar lo que no encontraban en Uruguay y que les va muy bien, pero siempre sienten la nostalgia de un estilo de vida, que no han encontrado en otros países, la calidez, la solidaridad, la sencillez de los uruguayos, yo creo que es un patrimonio bastante único. Así que: dueños de casa muchas gracias. Me siento realmente muy halagado de poder estar acá con ustedes. Yo creo que ustedes también me dieron una oportunidad planteándome lo que me plantearon, desconociéndolo como lo desconocía, en reafirmar uno de los puntos de referencia que hay en nuestro país y que planteamos también muy orgullosos, que es la libertad de cultos. Así que muchas gracias."

NOTA: en estas últimas frases el sr. Ministro se refería concretamente al planteamiento de IFÁ y Atabaque en lo referente al pedido de anulación de los mal llamados "permisos de Jefatura".

 

Un Ministro que hace historia

El contar con la presencia de personas destacadas socialmente, además de prestigiar nuestras ceremonias, legitima nuestro accionar como religión. En el caso del Sr. Ministro Guillermo Stirling, teníamos tres grandes motivos para agradecerle: 1)La destrucción de los expedientes de templos de nuestra religión que existían en Jefatura de Policía desde hace casi treinta años, además de dejar sin efecto el registro voluntario, al que todos los religiosos de la comunidad umbandista y africanista, estábamos acostumbrados a someternos. 2) El otorgamiento de los servicios de vigilancia 222 para los templos pertenecientes a la Institución Federada IFÁ del Uruguay. 3) La autorización otorgada a la Banda Policial para que actúe el 23 de abril próximo, en el acto en Plaza Independencia en homenaje a Ogum, organizado por nuestra Federación. Sobrados y trascendentes motivos nos llevaban a solicitar su presencia en nuestros eventos. Le habíamos invitado a celebraciones de aniversario del periódico y no le había sido posible concurrir. En esta oportunidad, mediante la amable gestión de los señores Santiago Tricánico y Roberto Losano, la visita se concretó. El propio Ministro dijo "el viernes 12 de abril tengo tiempo y les debo una visita a esta gente" y allá salimos a organizar, corriendo pero con muchas ganas, un ritual festivo para recibirle con los templos que se enteraron o pudimos ponernos en contacto, dado que nos dieron sólo dos días para planear todo.

Por encima de la significación social que tiene el acontecimiento en sí, deseamos resaltar la parte humana: Sólo su espíritu noble le movilizó a acompañarnos. Tenemos claro que no forman parte de su trabajo este tipo de acercamientos. Incluso destacamos a manera de anécdota, la confianza implícita en nuestro desempeño, ya que él no sabía cómo, ni en medio de qué lo íbamos a recibir esa noche. Recién la mañana del mismo día en que visitó nuestra sede, nos llamaron de RRPP del Ministerio del Interior, para saber qué habíamos pensado para esperar al Ministro. Obviamente lo recibimos con lo mejor que tenemos: nuestros Pais. Una ceremonia de Umbanda festiva fue el mayor agasajo que se nos ocurrió regalarle ¡y le encantó! Una mención aparte también para los templos que se presentaron: Asociación Bará-Oxalá de Mãe Annabel y Pai Miguel, Ilé "Nuestra fuerza" de Pai Marcos de Oxalá, Asociación ATABO de Pai Osvaldo Omotobatalá, Ilé de Pai Gustavo de Oxalá y Mãe Estela de Xangó, Asociación Oxalá - Yemanjá de Mãe Daniela y Pai Marcelo, Mãe Pilar de Oiá y Mãe Marta de Oxum y variado público asistente. Ellos y parte de sus respectivos pueblos fueron los valientes que compartieron con nosotros, la responsabilidad de protagonizar ese grande e histórico momento en que, por obra de un ser gentil como Guillermo Stirling, nuestros cultos subieron mágicamente y de una sola vez, varios escalones en el status social uruguayo. El conocimiento destierra al prejuicio y es un honor y una gracia para nuestra religión, que ojos y mentes calificadas vean y observen los rituales afroumbandistas, pues ellos transcribirán con propiedad y sus conceptos serán considerados válidos por el resto de la sociedad.