VOLVER 

El material informativo que aparece en esta página web,

es una selección parcial del publicado en el periódico Atabaque

 

 

Ansina, simbolo de lealtad y fidelidad

De todos los ejemplos que se mencionan para resaltar la fidelidad del esclavo hacia su amo, ninguno es tan patético ni merece tanto reconocimiento como el demostrado por el negro Ansina hacia el Jefe de los Orientales.

Porque Ansina simboIiza la lealtad por encima de todo. Cuando todo se había perdido. Cuando la gloria, el triunfo, el éxito de la gesto apasionada cedía ante la traición para dar paso al infortunio que significaba renunciar a la patria y obtener, en cambio miseria y olvido, él; fiel servidor no vacila en correr su misma suerte. Ansina sabía que todo lo que aún quedaba en poder del caudillo, en gesto de reconocimiento, sería enviado a sus amigos prisioneros en la Isla das cobras como nuevo incentivo para mantener viva la llama de lucha y coraje. Sentimientos necesarios para que otros, con más suerte, lograran la libertad que tanto deseó para su pueblo.

Abandonado de todos, triste y fugitivo, Artigas elige como compañeros a unos pocos soldados entre los que Ansina había de ser el único acompañante, el único que tendría el privilegio de compartir su soledad y sus recuerdos de gloria.

A la gloria llegó también su fiel sirviente. A la gloria alcanzó este esclavo que se elevó por encima de su humilde condición. La Patria entera reconoció su gesto, dándole un lugar en el Panteón Nacional para que el jefe glorioso y su fiel servidor sigan juntos en la eternidad, como juntos vivieron en el ostracismo.

La Patria ha reconocido este mérito de un humilde negro, nacido esclavo pero liberto por decisión del ilustre Oriental. Como dijera una destacada historiadora compatriota su origen se pierde “en la noche sin luz ni esperanza de la esclavitud. Tal vez era hijo de una pobre negra tan sin sombra como él. Una cosa ANSINA que creció en un rincón abandonado y por eso lo llamaron así: Ansina....... “.

En realidad Ansina fue un predestinado. Porque habiendo nacido en un medio miserable, en el más alejado de los límites de humildad y de pobreza, mereció el honor de compartir, por lealtad y fidelidad abnegada, la gloria que la Patria entera otorgó al Precursor de la Nacionalidad Oriental. Bien está que el pueblo rinda en el granito y en el bronce, modelado por Belloni este homenaje al Ansina esclavo y liberto. La historia quiere reivindicar al esclavo para glorificarlo en su nombre. Decimos eso porque se ha planteado la duda de si Manuel Antonio Ledesma o Joaquín Lenzina, fue realmente Ansina. Este vocablo era sólo un apodo recogido en la inscripción de su monumento en la Plaza Artigas. ¿Fueron Ledesma, y Ansina dos servidores fieles. Uno Ledesma llamado “el último soldado artiguista” y otro Ansina, en quien la historia y el pueblo todo reconocen corno símbolo de lealtad y fidelidad a su Fundador?

Sea cual fuere la verdad histórica, en la intención y en los hechos la Patria ha levantado este monumento reconociendo en el apodo, el mérito que la gloria reserva a quienes merecen bien de la Patria. Es por eso que, en este reconocimiento, no debemos ver solamente un alcance individualista.

Debemos ver algo más. Debemos ver en este negro ilustre, el germen, modelo o raíz de lo que ha sido la raza negra en el Uruguay, de los sentimientos que la impulsaron, de sus nostalgias, de sus luchas y de sus sufrimientos como raza sojuzgada. El negro de hoy, heredero directo de esa raza, debe sobreponerse al prejuicio histórico sabiendo que sobre él gravita también el peso de la gloria que iluminó la frente de Ansina y de todos esos fieles compañeros; de Artigas que formaron en la legión de gauchos de indios y de libertos en que se apoyó para darnos la patria, único motivo de su gloriosa existencia.

Ing. Ponciano S. Torrado

Almanaque del Banco de Seguros del Estado 1965

 

Pretos Velhos -Negros viejos:

Ancestros espirituales de Umbanda presentes en nuestros corazones y  rituales. Nos legaron la fe en los Orixás, y su mensaje de humildad, esperanza, y solidaridad.

Sugerimos recordarles también los 28 de octubre fecha de abolición de la esclavitud en Uruguay.

 

Tabaco: PROPAGANDA CERO

Escribe Julio Kronberg

Nos parece excelente la medida de limitar el uso del cigarrillo. De prohibir la posibilidad de fumar en lugares donde haya otras personas. No entendemos sin embargo; ya que se está en línea de educar y reeducar en el conocimiento de las verdades sobre el daño mortal que acarrea el consumo de tabaco, porqué la propaganda de las diferentes marcas de cigarros será solo disminuida y no totalmente prohibida. Creemos que sería mejor que se suprima totalmente, ya que estamos hablando de la publicidad de algo que da cáncer. El Estado no debería permitir que se haga propaganda engañosa de lo que causa la muerte segura de cinco uruguayos por día.

El fumador puede no saberlo o puede querer no saberlo, pero el Estado lo sabe. Sabemos que mata, entonces ¿porqué propaganda? Es permitir ofrecer un producto letal.

Para qué poner leyes para cuidar a la gente en otras cosas, salud reproductiva, casco, cinturón de seguridad…para que después se permita hacer avisos comerciales de algo que mata. Sostenemos que la prohibición de la publicidad de cigarrillos debe ser total. Una cosa es que se venda y otra es que se propagandee. No debe preocuparnos el mantener ingresos a los medios de difusión, a cambio de la vida de los orientales. Si ya sabemos que el tabaco produce muertes evitables: ¿porqué prohibir la mitad de la propaganda? Esto debería ser ilícito. Se hará pero está mal.

Ya que se está por tomar medidas, aprovechemos entonces a decir:”Prohibida toda la publicidad” de una droga que involucra a más del 30 por ciento de la población uruguaya y provoca entre tres y cinco muertes diarias sólo por cáncer de pulmón. El «humo de segunda mano», que es el exhalado por el fumador, es más peligroso para el pasivo que lo que le ocasiona al activo fumarse un cigarrillo. En Uruguay cada día mueren 15 personas por males vinculados al consumo de tabaco. Esta práctica crece considerablemente entre las mujeres adolescentes. Generar hábitos de conciencia cultural tanto en no tolerar el aspirar humo de cigarros ajenos, así como en no fumarlos, será tarea de gobierno. Bien hecho.

 

Umbanda y la comunión de los fieles

Escribe Proc. Mãe Susana Andrade

Una bellísima y repleta Matriz que no me esperaba, refulgía en la noche montevideana con furor inusitado.

Era la misa por los funerales de Juan Pablo II en el Vaticano.

Se le critique o se le aplauda, la incidencia social mundial de su figura y su valía como líder religioso apostólico romano, incontestable, motivaba mi llegaba de blanco ritual -como corresponde a quien hace de su fe un ideal- pues no estaba allí por mí, sino por quinientas mil almas que veneran a Yemanjá el dos de febrero. Umbanda debía acompañar en su dolor a los hermanos católicos con algo más que un cómodo mensaje escrito, como ya se había hecho con autoridades de la Iglesia del carismático Monseñor Cotugno, que en esa oportunidad dirigía el ceremonial, y a quien además, debíamos retribuir una visita al aniversario de nuestro periódico hace pocos años.

A medida que ingresaba comencé a sentir sin embargo -por los comentarios y miradas sobre mi indumentaria- como si profanara algo. Fue difícil. Tal vez uno de los momentos más difíciles de afrontar en mi vida. Sólo me fortalecía el cometido de sumarme a la oración junto a los cristianos católicos que lamentaban la muerte de su adalid máximo.

¡Iría mil veces!!!

Que existen pesadas leyes no escritas,  me convencí ese viernes ocho de abril del año 2005 en la Catedral Metropolitana: monumento testigo de la colonización europea, uno de los más bellos que debe tener el Uruguay y que no está aún preparado -hablamos de conciencia colectiva- como para recibir a los integrantes de la religión afroamerindia. Del sinnúmero de reflexiones que la situación me generó, medito en el poder de los símbolos, ya que si hubiera concurrido de particular nada se hubiera alterado. En cambio, en medio de una tácita y muda condena de sacrilegio, transitaba como el pueblo hebreo cruzando el Mar Rojo, en un camino que se abría a mi paso no por designio divino sino por espanto y en algunos casos, indignación. Hermosa...hermosísima y horrorizada iglesia Catedral, vio como, al igual que en otros ámbitos sociales, no había un lugar para la Umbanda  allí, ni para los umbandistas.

Los encargados de la organización pretendieron ignorar mi presencia, aunque esto era difícil, incluso por el propio revuelo que ocasionaba el paso de mis ropajes blancos. Como nadie nos invitó (lo cual era lamentable pero previsible) avisamos unos días antes la intención de concurrir, a lo que no hubo contestación. Luego que estaba allí y me anuncié, tampoco nadie me ofreció un asiento. No esperaba alfombra roja. Tampoco que una señora después de advertir en la sacristía de mi solicitud de lugar, me hiciera sentar en una silla lateral y luego me mandara parar... ¡Qué bochorno! Jamás se me ocurriría hacerle algo así a nadie, nunca a un dignatario católico ni de ninguna religión y menos aún, a una dama. La vergüenza que sentí me inmovilizó y por unos instantes pensé que había sido mala idea.   

Estoy convencida que debo pasar estas situaciones por dos razones: para moldear mi espíritu un poco inquieto y para que no sufran lo mismo sucesivas generaciones de afroreligiosos. Son experiencias enriquecedoras en sí mismas; ilustrativas, didácticas, de las que se pueden y deben extraer enseñanzas. Entiéndase que esto no es una queja. Además de ser una mera constatación de la realidad, desea ser un llamado, una invitación, un ruego a quitar atavismos y preconceptos de las mentes y de los corazones, para que de verdad todos seamos hijos del mismo Dios -que lo somos- y entonces y al fin; HERMANOS.

Vi toda la ceremonia de pie, en medio de mujeres beatas que hacían lo posible por esconder mi humanidad presente, especialmente de Monseñor, del cual -a pesar de ellas- estaba tan cerca que era imposible no verme.

Llegado el final del sermón y anunciada la entrega de la eucaristía (ostia de comunión) no dudé: quería llegar hasta el altar a saludar y no había otra forma. Entendí que para ellos la gracia representada en el cuerpo de Cristo era lo más sagrado y lo quise para mí, como demostración de adhesión a la fe en un solo Creador y a la misión de acompañar en tan sentido momento. Más que por la impronta papal, por el sentimiento espiritual que vibraba en esos momentos en gran parte de la población del Uruguay y del mundo. Quería expresarles que los umbandistas también nos condolíamos de su pena y sabíamos lo que es sentir en la fe. Aunque lega en oficios católicos, soy bautizada y presenciando la misa pedí perdón a Dios-Zambi, tomando y dando la Paz del Señor a las personas que me rodeaban. Afianzada en la sincrética religión Umbanda que acepta la figura de Cristo-Oxalá como Supremo Maestro, estaba lista y caminé hacia la nave central, en medio de los ojos saltados de muchísima gente. No los veía; los percibía perforando con sus miradas mi vestimenta religiosa, mis collares amarillo y de caracoles africanos y hasta mi bincha blanca. Seguí. Ya nada me hizo retroceder aunque tal vez a algunos -muchos seguramente- se les cruzó por la   mente detenerme: “-¿Usted va a comulgar-“ dijo un muchacho alto de lentes. “No” dije yo en ese momento. “Voy a saludar”. Estoy segura que quiso hacerme desistir de continuar avanzando. Y seguí. Ahora convencida de que debía hacerlo como prueba de hermandad y espiritualidad.

En el trayecto hacia el altar, una señora que dijo conocerme me dio la bienvenida y se emocionó muchísimo con mi presencia. Eso me dio fuerzas. Un fotógrafo rezagado o propio del lugar, se apresuró cuando vio mi inminente ya comulgación, y disparó su máquina cuántas veces pudo. También los nervios me sobrecogieron y no supe más de él. Quisiera verlo, pedirle esas fotos que tal vez fueran para el Guinnes pero que alguna voluntad puritana pudo haber ordenado destruir si las tuvo a su alcance. Sentí que nadie,  excepto Dios y los Orixás querían que estuviera allí y eso me llenó de un profundo gozo espiritual. Tomé la ostia en paz, saludando el altar a nuestra usanza como se saluda el mar  u otros reinos de la naturaleza. Me vieron todos los sacerdotes y eso quería, ya que estaba allí por la iglesia y sus representantes. Lo entenderán o no: mi conciencia está libre. Comulgar fue para mí esa noche, una demostración fehaciente del compromiso con el momento vivido.

Nos retirábamos entre las incertezas de mi actitud aunque colmada de satisfecha fe,  cuando a la voz de  “Mãe!, Mãe!” se acercó un señor canoso, traje gris y sesenta y tantos años, para agradecerme por haber estado. Dijo llamarse Ángel y ser católico de más de cuatro décadas, lo que comprobó con una antigua y valiosa cruz de plata que llevaba al cuello regalo de su madre. “Si invitaron a rabinos y a pastores protestantes, ¡cómo no iban a estar ustedes!! Muchísimas gracias por venir.”

¿Qué nadie me dio la bienvenida? Sí, claro que sí! Una humilde y anónima señora dentro del recinto y un Ángel que Dios envió a despedirme. Experimenté una intensa gratificación, como sienten quienes hacen lo que sienten. Catedral: fue la primera visita. Axé.

 

De Atabaque a la opinión pública

A raíz de sucesos de notoriedad, relacionados con la instauración de la imagen papal en Tres Cruces, que han reavivado incluso el debate sobre laicidad en el Uruguay, nos vimos obligados a hacer ciertas puntualizaciones en dos cartas que transcribimos  para nuestros lectores, anteriormente publicadas en varios medios de prensa.

 

Yemanjá y Juan Pablo

A propósito de trascendidos de representantes de la religión católica y con el respeto que nos merece la institución y sus fieles, nos vemos en la necesidad de comentar: El ejemplo del monumento a Yemanjá, utilizado por el Pbro. Eduardo Ojeda como comparativo a la estatua papal, no es válido y explicaremos porqué: 1º) Yemanjá no fue una persona. Es un Orixá: energía de la naturaleza, forzosamente fue sincretizada con una virgen -la de los navegantes o a veces otra- porque debió ser escondida por los esclavos africanos bautizados a la fuerza por la Iglesia, que tenían prohibido cultuar libremente a sus deidades tribales, generalmente representadas con piedras u otras imágenes propias. Simboliza la fuerza del mar y como tal, es una manifestación del Dios Supremo (Zambi, u Olodumaré). No es lo mismo una imagen humana que un Orixá africano. 2º) La cruz fue colocada en memoria de la visita del Papa a Uruguay, así que ya existía allí un símbolo católico, lo cual significa que se suman en un mismo lugar dos monumentos con el mismo objetivo.

Monseñor Galimberti dijo en Búsqueda el 28/4/05:“Los acercamientos son conformes a la importancia de la Iglesia Católica. Si hay una Iglesia que tiene una larguísima historia, desde Artigas y compañía, es la Católica. Entonces, que no le pidan al gobierno la misma relación institucional con una Iglesia que se fundó hace tres meses. ¡Por favor!…”  Estas declaraciones, entre otras cosas minimizan la figura de nuestro prócer casi caricaturizándola. ¿“Artigas y compañía”?! ¿Acaso se refiere a Don José Gervasio Artigas el Padre de nuestra Patria!? Y en cuanto a la “larguísima historia” de los católicos en estas tierras; ¡cómo no van a estar desde siempre si vinieron a co-colonizar!

Iglesia y estado colonialista, siempre se asociaron en procura de propios beneficios. La preponderancia de la fe católica en estas latitudes, y es bueno refrescar la memoria, nació del imperialismo y creció con la indignidad del cercenamiento de las libertades de los que ya estaban acá y de los que fueron traídos a la fuerza, mediante omisión y complicidad de los sucesores de Pedro y en este caso sí, compañía. Cazando cuerpos y subyugando almas, implantaron sus ideas y su filosofía bajo todas las formas posibles incluso hasta hoy. La religiosidad afroamerindia, preexiste como creencia a las doctrinas cristianas y si fue destinada a la marginalidad no fue casual, sino por la bendición eclesial brindada hacia el genocidio de las Américas, que permitió masacrar grupos humanos y aplastar la espiritualidad milenaria de los aborígenes -verdaderos dueños de estos suelos- y de los africanos traídos para “usar y tirar” por el amo blancoeuropeo. No fue Dios que bajó del cielo con riquezas y poder para la Santa Iglesia. Hoy intentan devolver con “obras” lo que antes quitaron a quienes pretendieron “civilizar”. Eso no es caridad. Ni siquiera es justicia. Entonces al menos, no nos arrojen su “preponderancia” al rostro como don divino, pues tiene todo para ser vergonzante y no trofeo a exhibir.

Aunque no olvidamos ni olvidaremos; porque la memoria es nuestro patrimonio; no juzgaremos eternamente a la Iglesia Católica por los graves errores del pasado. Tampoco crean que una estatua -con forma de virgen porque nos obligaron a disimular al verdadero Orixá- purga 400 años de genocidio africano e indígena. Resulta agresivo que si nunca nos recuerdan (a menos que aparezca en televisión un programa morboso sobre algún falso umbandista), nos utilicen ahora pretendiendo equiparar situaciones esencialmente diferentes. A nadie -tampoco a ninguna religión- hemos visto solidarizarse con la humillante discriminación pública de que somos objeto a manos de la secta Pare de Sufrir por televisión todas las noches. Absolutamente a nadie. Así y todo, no criticamos la postura de la imagen de Juan Pablo II, en atención al sentimiento espiritual de los conciudadanos católicos. Preferimos ceder a discrepar, con la exhortación a que se actúe con ecuanimidad en relación a otros credos.

No estamos reprochando ni con ojos en la nuca, pero exigimos la debida consideración para aquellos pueblos a los que se despojó hasta de su fe. Somos abiertos al diálogo entre las distintas religiones sobre bases imprescindibles de respeto, franqueza e igualdad. De lo contrario resultaría estéril.

Y por favor, aludirnos a la ligera pasando por alto la desgraciada historia, se parece mucho a un manoseo irrespetuoso. Agradecemos abstenerse.

Pai Julio Kronberg - Proc. Mãe Susana Andrade

Agrupación Afroamerindia ATABAQUE -  Federación IFÁ del Uruguay

www.atabaque.com.uy

 

¿Y Umbanda qué?

Sin entrar a catalogar la trayectoria papal, cosa que bastante se ha hecho por estos días, reafirmamos el sentido de respeto al sentimiento religioso que nos motiva para con los católicos, sea este relacionado a la muerte del líder apostólico romano, como a la hoy polémica instauración del monumento a Juan Pablo II en Tres Cruces.

A pesar nuestro, también nos roza el debate sobre el súbito apego al catolicismo y su preponderancia a nivel social y también político, que abiertamente ha marcado el recién asumido Presidente de los uruguayos. De todos…los uruguayos. A lo dicho nos resta agregar que “Estado laico no sólo convendría serlo sino parecerlo” y aquí detendremos el comentario. Si como dicen, no hay nada más arbitrario que tratar igual al diferente, los cultos afroumbandistas, única religión discriminada en nuestro país, jamás recibió de parte del Estado, un trato acorde a las carencias de toda índole que sufrimos como religión minoritaria y estigmatizada, por provenir de sectores sojuzgados negros e indígenas. La laicidad hacia nosotros siempre se manifestó como desinterés estatal, haciéndose imposible avanzar socialmente como grupo. Hablamos de gobiernos anteriores y no del actual, con el cual estamos en compás de espera habiendo planteado ya la desigualdad que sufrimos.

Permítasenos en todo caso subrayar la superposición de símbolos visibles de la religión católica -a la cruz papal se suma ahora la estatua- lo cual parece innecesario, máxime debido al gasto invertido en dejar contentos a algunos, habiendo muchas necesidades básicas sin satisfacer aún en la población del Uruguay. Además una cosa es una cruz

 -símbolo impersonal sagrado de los cristianos-  y otra una persona destacada dentro del culto, que todas las religiones los tenemos y podríamos solicitar igual trato, con lo que la ciudad se llenaría de monumentos.

Aún ante esta situación, y no siendo el Papa referente de los afroamerindios, no criticamos los hechos, en pos de la paz, la armonía y la concordia que debe primar entre los seres humanos por encima de sus diferencias conceptuales, filosóficas o religiosas, sobre una base de mutuo respeto.

Lo que sí nos parece increíblemente absurdo en este laico y bendito país -ciego y sordo para Umbanda- es que mientras los afroumbandistas nos desangramos hace años tal vez hasta morir, al ver pisoteados nuestros más esenciales derechos religiosos por televisión noche a noche en los teleteatros de los Pare de Sufrir, y habiendo denunciado hasta el cansancio esta denigrante situación, los debates -al parecer de vida o muerte- entre: el Gobierno, la Iglesia Católica, los políticos, la opinión pública, e incluso otras religiones locales, se centren en si se pone o no una estatua.

Ojalá esos fueran nuestros problemas! Es inhumano y antiespiritual, incluso el silencio que han mantenido al respecto otras iglesias, que suelen opinar sobre todos los temas en la prensa, pasando por alto una agresión desvergonzada y ostensible contra un sector hermano de la población de este país.

El egoísmo no es cristiano, ni musulmán, ni judío, ni de ninguna religión. Pongan o no la estatua del Papa, la indiferencia social frente al menoscabo de los derechos de los umbandistas por parte de la Iglesia Universal de Edir Macedo, aparentemente no variará.

Umbanda agoniza en el Uruguay… Hagan… lo que les haga más felices.

ATABAQUE

 

Errores que son horrores

Dijo el sr. CÉSAR DI CANDIA sábado 28/5/05 EN EL DIARIO EL PAÍS: 

"Los espíritus de los ancestros fallecidos son denominados oguns... No hay confundirlos con los orixás, que son fuerzas sobrenaturales que se identifican con figuras del santoral. Hay que tener cuidado con que los oguns no se internen en el cuerpo de alguna persona viva pues podría causarles la muerte".

Si no saben..¡NO IMPRIMAN!! ESTO ES UNA ABERRACIÓN. ES GRAVE, GRAVÍSIMO! Lo que quiso decir es Egun (con E) Ogun (con O) es un Orixá venerado...POR FAVOR!!! No entramos en otras inexactitudes de los informes que hay muchas...sólo que esto es irreparable!!! Un falso concepto publicado es un agravio absolutamente irreversible, cuantificado sólo por quien sufre el daño. Máxime cuando se atribuye como en este caso, características de peligrosidad o malignidad, a un ser astral para nosotros divino como es el Orixá Ogum.

 

Africanos 24 de junio

Los llamados “africanos” o “bahianos da Bahía” son espíritus de esclavos que vinieron del Africa y que murieron jóvenes, casi siempre a causa de sus intentos de escapar del cautiverio, muy rebeldes y en ocasiones, grandes quimbanderos. Están los que vivieron el cautiverio siendo oriundos del Africa y los “bahianos” propiamente que fueron los descendientes de africanos pero nacidos en Salvador- Brasil. Usan una terminología bastante peculiar, con un natural desenfado y sin ningún tipo de “vergüenzas” o diplomacia para decir las cosas. Es un pueblo espiritual muy alegre , siempre dispuesto para las fiestas y todo lo que sea pasar un buen momento, gusta de hablar con los fieles, dar mensajes y hacer bromas. La diferencia radica en que algunos son los esclavos nacidos en áfrica, y otros son los hijos de estos pero ya nacidos en Bahia ( Brasil ).
Los nombres son como “Maria da Bahia” y otros como “Arranca Lua”, o muchas variedades de los “Arrancas”. No equivocarse; aunque se llame Maria u otro nombre de procedencia europea, puede ser un africano que usa el nombre de su bautismo católico, allí es donde radica la sabiduría del jefe del terreiro que tiene que ubicar a esa entidad de que rama proviene. Esto es muy importante ya que el medium que lleva esa entidad tiene que estar al tanto de quién es, qué come, dónde mora, su nombre, etc. Para que cada vez que necesite de su ayuda lo haga con certeza. Sabemos que casi toda esa información radica en el punto riscado que realiza la entidad con una pemba ( tiza sagrada ) al jefe del terreiro. Es aconsejable que la primera vez que la entidad risca punto, lo haga ante el jefe en si y no a las entidades de este, ya que de esa manera luego el jefe le relatará los pormenores del asunto con mas claridad, ya que la primera vez que se risca punto es muy difícil que sea completo y generalmente riscan solo la mantra (la esencia, el verbo). El punto riscado es la vibración trascendental que posibilita la ligazón con el mundo astral,  y debe ser completo para poder expandir su potencialidad en forma integral y adecuada. Para que llegue el momento de que una entidad risque, tiene que pasar un tiempo considerable hasta que el jefe vea que esa entidad esta lista para realizarlo y generalmente, antes de llegar a esto hay que adoctrinar a esa entidad y cultivarla, así como influye el preparamiento de la persona que le incorpora. Los africanos y bahianos son entidades desencarnadas y encarnadas varias veces, en su origen como ya sabemos ambos fueron esclavos y generalmente murieron jóvenes siempre a causa y por causa del flagelo del esclavismo, ya sea tratando de escapar, luchando por su libertad, a latigazos, etc; su misión empezó con su muerte ya habiendo sufrido tanto hoy llegan a la tierra para solucionar problemas y también para disfrutar un poco de esa alegría que cuando vivos no la tuvieron. Son muy buenos desmanchando trabajos (deshaciendo brujerías) de todo tipo ya que trabajan para cualquier asunto.
Data: 24 de junio (el sincretismo con San Juan es asociado debido a la alegría, carisma y rebeldía de éste en vida y predicando, además de las fogatas y las leyendas del fuego y las brasas) Saludo: cadea  Color: rojo, blanco y negro. Cuenta: 7. Dia de la semana: general-mente los de Exu. Ofrenda: gustan de salames, longaniza, lengua a la vinagreta, escabeches diversos, pescados, huevo duro, frutas de todo tipo. Y todo picante. Toman vino tinto y blanco. Algunos bahianos toman cerveza.

Lugar para ofrendarles: en donde hay mucha vegetación, puede ser debajo de un árbol o de un bananero. Siempre están bromeando y tienen un comportamiento dicharachero y burlón. Si no fuera por lo confianzudo de sus maneras, en realidad se asemejan mucho a los Exus, que sin embargo son más distantes y con aires de caballeros o damas, según el caso. Usan collares con dientes de animales (buey, caballo, cebú, cabrito, jabalí u otros) o semillas la mayoría de las veces, y siempre son collares muy distintos a los de todas las otras falanges (familias de espíritus) Contrariamente a los Pretos, los africanos que murieron jóvenes y son oriundos del continente negro, no tuvieron tiempo de apegarse al sincretismo, siendo que los bahianos (nacidos incluso en cautiverio a veces) también desencarnaron jóvenes pero fueron bautizados católicos y con nombres de orígenes europeos desde la cuna, por tener sus padres abrazados los conocimientos cristianos, aunque igual se enorgullecen de sus raíces africanas. Sombreros de paja, vestimenta blanca, pañuelos al cuello rojos o de colores en los sombreros, pantalón a media pierna, etc…su vida sencilla se muestra en los rituales de los 24 de junio cuando se celebran. ¡Jujúia!!

 

Anímese: Escriba en Atabaque

Hermanos religiosos umbandistas africanistas y candomblecistas: por este medio les informamos que desde ahora, si usted tiene conocimientos religiosos doctrinarios y desea escribirlos para que sean publicados en Atabaque, puede hacerlo. El texto se recibirá vía correo electrónico,o  en CD o diskette.

Esto es exclusivamente para quién quiera exponer sobre temas religiosos, no personales- y el servicio es gratuito. Es un espacio que Atabaque brinda para la comunidad afroumbandista. Anímese y empiece a escribir!

No es posible asegurar fecha de publicación, respetándose sin embargo, el orden de llegada de las notas. Nos reservamos el derecho de aprobación.-

Llámenos para coordinar o escriba directamente:

Tels. 2008177 – 2006821 atabaque1@hotmail.com

 

Día del Africa en el Edificio Libertad

Tras recordar el pronunciamiento de 1810 en el Río de la Plata y la fundación de la Organización de la Unidad Africana, en 1963, el Presidente Vázquez afirmó que ambas fechas reflejan una misma historia, «la de los pueblos que no se resignan a ser sufrientes testigos de su propio destino, sino que quieren construirlo con esperanza, con convicción y con tesón». Tales conceptos fueron expresados por el Primer Mandatario durante el acto realizado en el Edificio Libertad en conmemoración del Día de África, ante la presencia de los embajadores africanos y Cuerpo Diplomático acreditado ante nuestro gobierno, e instituciones de afrodescendientes. En un emotivo discurso, donde recordó la lacerante realidad del Continente africano, el Presidente de la República, Tabaré Vázquez, trazó un paralelismo entre la gesta independentista del Río de la Plata y la fundación de la Organización de la Unidad Africana, que dio paso luego a la Unión Africana, afirmando «que la libertad y la independencia no son piezas de museo ni objetivos del pasado, son impulsos humanos y desafíos sociales permanentes».

 “…el 25 de Mayo señala, además, un nuevo aniversario de la fundación, en 1963, de la Organización de la Unidad Africana.” “Aunque desde julio de 2003, aquella organización que había sido sucedida por la Unión Africana, el 25 de Mayo de cada año es también el Día de África, una conmemoración a la que adherimos por varias razones. Otra de las razones por lo que adherimos a este Día de África, es nuestro reconocimiento a ese Continente como cuna de un importante componente de la población de nuestro país, de la población del Uruguay.”

“En efecto, …si hemos de admitir que muchos de nuestros ancestros llegaron en barcos provenientes de Europa, admitamos también que no pocos de ellos desembarcaron engrilla-dos de barcos provenien-tes del África, tantos, que casi el 6 por ciento de la población del Uruguay actual es afro descendiente. A aquellos esclavos que aún desde su tragedia tuvieron la grandeza de aportar raíces al Uruguay de hoy, nuestro reconocimiento; y coherentemente con este reconocimiento, nuestra adhesión a la conmemoración del día de su Continente materno.” …

Atabaque agradece la participación al Jefe de Misión residente en Bs. As Excmo. Sr. Prof. Mlungisi Makalima Embajador Extraordinario y Plenipotenciario y al Sr. Krishnalal Choonilal Kapitan Encargado de Negocios a.i de la República de Sudáfrica en el Uruguay.

 

Seminario en Facultad de Teología

El Instituto de Derecho Religioso fue inaugurado en el Aula Magna de la Facultad de Teología el pasado 27 de abril, y merced a la gentileza del Padre Paul Dabezies docente en dicha casa de estudios, recibimos invitación a participar. Concurrimos en compañía de Pai Humberto de Oxalufán e hijo Washington de Oxalá y de Mãe Stella de Yemanjá. Una enriquecedora experiencia que contó con las disertaciones del Dr. Pbro. Ariel Busso y el Dr. Navarro Floria, ambos de la República Argentina, con presencia de autoridades de diversas religiones. Agradecemos la oportunidad y el recibimiento fundamentalmente a la representante de dicho instituto Dra. Carmen Asiaín, y el material fotográfico al eficiente encargado de Relaciones Públicas  Santiago Raffo. Esperamos texto de ponencias.

 

35 años de FUCVAM

En calidad de integrantes del Tribunal de la “Carpa de la Resistencia y la Dignidad” realizada el año pasado, Susana Andrade y Julio Kronberg, fuimos invitados por la Dirección Nacional a participar de las actividades en honor al aniversario número treinta y cinco, de la Federación de Vivienda y Ayuda Mutua, que cumplió años el 24 de mayo. Como parte de los festejos fue instalada una Carpa en la explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo, denominada “Treinta y cinco años construyendo Dignidad”. Felicidades a las nuevas autoridades y adelante con los proyectos que, según las diferentes instancias llevadas adelante en esa semana de festejos, son como siempre esforzadas, ambiciosas y sobre todo solidarias.

 

Nueva condena judicial contra la Iglesia Universal en Brasil

Condenação: A Record e a Rede Mulher foram condenadas pela Justiça por discriminação contra religiões afro-brasileiras e seus praticantes. As emissoras transmitem programas da Igreja Universal do Reino de Deus, considerados pela Justiça ofensivos à liberdade religiosa. Como direito de resposta, terão de transmitir durante sete dias consecutivos programa de uma hora sobre os cultos trazidos ao Brasil pelos escravos. A Record vai recorrer. Informação retirada do site da folha on line: http://www1.folha.uol.com.br/folha/ilustrada/ult90u50771.shtml