VOLVER 

El material informativo que aparece en esta página web,

es una selección parcial del publicado en el periódico Atabaque

 

Aún existe el abuso policial contra templos umbandistas

En el Uruguay si se es umbandista, no se es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

El atropello a la libertad de culto y por ende a los derechos humanos de los religiosos afroumbandistas , sigue teniendo como consecuencia sacerdotes y sacerdotisas de nuestro credo presos por practicar la religión.

Según la Sargento Gonzáles de la Secc. Nª24, la señora Patricia García directora espiritual de un terreiro cerrense, no estaba “ni demorada ni detenida”, pero como no se le permitió salir de la comisaría hasta que el juez dictaminó, tal parece que la tuvieron secuestrada. Es tan absurdo, que no parece el 2006 en Uruguay, como si los jefes de templos de Umbanda fueran delincuentes peligrosos con riesgo de fuga, cuando en casi todas las ocasiones se trata de simples e infundadas quejas por “ruidos molestos” las que a esto llevan.

Debido al caso que narraremos y a otros similares que periódicamente recibimos a través del periódico y la federación, nuestro Director -Pai Julio Kronberg- solicitó entrevista con el Jefe de Policía de Montevideo, ya que tal situación de ignorancia y muchas veces prepotencia policial en el tratamiento de los temas relativos al pueblo uruguayo perteneciente a Umbanda y al Culto Africano, merece un pormenorizado análisis para tener, por fin, un definitivo saneamiento.
Aunque en el año 2002 y a instancias de Atabaque y la Federación IFÁ del Uruguay, fueron destruidos los ilegales expedientes donde constaban los llamados “permisos de Jefatura” otorgados por Orden Público, para “habilitar” el funcionamiento de los templos, en muchas cabezas de ciertos funcionarios policiales, persisten los prejuicios cuando se trata de ritos africanos. Que deberían ser respetados igual que los cultos evangélicos, mormones, católicos y los que sean, pues todos están amparados bajo el mismo marco legal nacional. El problema es que las leyes siempre las hacen valer los poderosos contra los más débiles. Por ejemplo si se trata de un terreiro y un pai o mae, cuando alguien denuncia, algunos policías descuentan que hay ilicitud y el trato es abusivo y denigrante en el noventa por ciento de los casos.

Los umbandistas también somos uruguayos, y en la Constitución a texto expreso, está consagrado el ejercicio y goce pleno de culto libre en el artículo 5º o sea en los primeros lugares. Así que ¡atención! No estamos dispuestos a dejarnos avasallar eternamente. Si es necesario hacer valer nuestros derechos ante la Justicia lo haremos.

El problema esta vez fue en el Cerro con la Mãe Patricia García de la calle Orifilia Rico, según nos fuera comunicado por la persona que llamó a la redacción, una hija de religión de nombre Andrea, en dominios de la seccional número 24 ubicada en Prusia y Río de Janeiro a cargo en ese momento -viernes 24 de noviembre- del subcomisario Muñoz.

La persona denunciante tiene interés de quedarse con la propiedad de la denunciada, y al parecer pretende cansarla para que se vaya, para ello, recurre a la argucia de una denuncia falsa juntando firmas -que cualquiera puede conseguir- para apoyar su reclamo de “ruidos”. La llevan a la señora y la dejan ahí sin explicaciones desde la mañana hasta bien entrada la tarde, obligándole a apagar el celular bajo amenaza de “meterla” al calabozo. El juez dispuso pase el caso a la Intendencia y la mae se pudo ir, después de muchísimas horas de ver agredidos sus derechos de libre circulación, integridad física y anímica, sufriendo discriminación religiosa, habiendo soportado intimidaciones varias como por ejemplo el policía que le gritó: “señora si no apaga el celular la meto al calabozo”. ¿Qué les parece? Miren qué delito es ser espiritista!

Atabaque tuvo comunicación con el Ministerio del Interior preocupados por el insuceso, donde quedó planteada además la solicitud de entrevista con autoridades policiales. Desde la secretaría ministerial, llamaron directamente a la comisaría implicada en el tema. Todo quedó en nada pero a la señora del templo; ¿quién le resarce el perjuicio del manoseo moral y el abuso de autoridad sufridos por gusto?

En muchos casos pasan similares cosas: juntan firmas de gente que ni siquiera vive cerca como para que escuche los supuestos ruidos, los que pueden guardar alguna bronca por fundamentalismos, xenofobia o simple envidia de la paz que no tienen, y usan a la policía y a los juzgados para expandir su racismo. Lamentablemente después, al comprobarse la manipulación del vecino malintencionado con el único fin de molestar al umbandista, suciedad favorecida por la actitud de prepotencia y manía de poder de algunos policías, debería actuarse contra esa falsa denuncia o más bien contra el denunciante inescrupuloso, incluso de oficio. Sin embargo; aquí no ha pasado nada. Los perjudicados de siempre somos los afroumbandistas. Sin contar que mientras los funcionarios policiales están procediendo contra un “peligroso macumbero hacedor de ruidos”, seguramente están dejando escapar algún que otro criminal de verdad. El Juez, que siempre carece de tiempo, también es entretenido por el juego de maldad del que se queja y así de simplemente, un individuo concientemente maligno, pone en funcionamiento toda una maquinaria burocrático policial y judicial que seguramente cuesta unos cuántos pesos al Estado, que se perjudica no solo económicamente, sino con el incremento de los riesgos de seguridad, mientras los policías andan literalmente perdiendo el tiempo capturando a un amenazante protagonista de ruidos molestos.

El individuo que denuncia pone a bailar un costoso sistema ociosamente, haciéndoles además cometer violación de libertad de culto, pisoteo de derechos humanos y discriminación religiosa a organismos del Estado solventados también por los impuestos de los umbandistas que son hostigados gratuitamente.
Es asombroso el destrato que sufrió esta señora en la Seccional Nº24. Empezando por el tiempo en que estuvo allí sin poder retirarse. ¿Porqué no fue avisada de lo que pasaba y el juez indagaba sin mantenerla semipresa? ¿Para satisfacer la morbosidad de algunos y algunas policías síquicamente insatisfechos?

Deploramos este tipo de mentalidad en gente que tiene responsabilidad sobre la sociedad. Cómo hay manejos de denuncias que hacen actuar falsamente a funcionarios públicos pagos por todos de los cuales se hace mal uso. Incluso se utiliza a un juzgado para denigrar a particulares cuando tendría que protegerlos.
Otra cosa; ¿porqué la llevan y la tienen demorada, detenida o lo que sea por ruidos, siendo que la policía sabe que no tiene competencia en esto sino la Intendencia? ¿Con qué fin? El único que aparece a la vista de los acontecimientos es el de amedrentamiento. El de sentirse “rambos” frente a una mujer indefensa.
Cuándo será el día que pongan abogados en las comisarías para que estas tropelías no sucedan! O enseñarán a esos policías a comportarse dentro de la ley y a no pensar que un galoncito y un arma en la cintura les da autoridad para humillar a su prójimo.

Nos preguntamos: si hiciéramos denuncias contra una de las tantas iglesias católicas que hacen sonar sus campanarios estridentemente desde horas muy tempranas llamando a misa, cosa que estamos de acuerdo en que suceda y que no criticamos. Si juntáramos, que sería muy fácil, veinte firmas para denunciarlos por ruidos molestos: ¿A ver si el padre sería detenido, demorado o secuestrado por la comisaría del barrio hasta que el juez determine su libertad y pase la denuncia a la IMM para medir los decibeles?

Si esto sucediera, nuestro país perdería parte de la cultura cristiana porque la Intendencia seguramente debería prohibirlos. Si se tratara de una iglesia católica no lo harían porque sería violar la libertad de culto. Si es una iglesia umbandista en cambio, todo atropello está permitido. Todas las penurias posibles y abusos de poder porque es la religión de los negros y los indios, de los marginados de la sociedad.

Hoy tenemos pedida entrevista con el Jefe de Policía, que al momento de estos hechos estaba viajando, al que solicitaremos impulse una campaña de información sobre la libertad de cultos relativa a los templos afroumbandistas y sus derechos humanos. Los funcionarios policiales tienen que aprender de una vez, que si hay un caso de queja vinculado a un terreiro, no hacemos ruido sino música y percusión ritual. Y no pueden violar la libertad de culto Constitucional, esgrimiendo un decreto municipal -inferior en jerarquía- y que tampoco son ellos competentes para entender sino la Intendencia que tiene aparatos de medir y un piso dedicado a eso. El denunciante debería ser informado de esto y no seguir adelante el pisoteo del derecho religioso, porque aún los decretos municipales sobre ruidos no están hechos para cultos.

La fórmula básica a aplicar sería: si surge una denuncia sobre un templo de la religión Umbanda, actúen igual que si fuera una iglesia católica.

EDITORIAL

 

Zé Pelintra: misterios de un Caballero de la Noche

Misterio aún no desentrañado en la Umbanda, la primera aparición de zé Pelintra fue en el Catimbó, antigua religión indígena con irradiaciones afro, experta en hechizos de hierbas naturales. Allí a los guías se les da el nombre de maestros o “mestres”, como en la capoeira, de ahi que sea llamado “Mestre Ze pilintra”. Es una entidad que viene en la derecha y en la Izquierda. O sea en umbanda y en kimbanda al decir de hoy. En la derecha viene en las líneas de bahianos y pretos velhos, con sombrero de paja, fuma cigarro de hoja o pipa, bebe batida de coco con pinga (aguardiente) o simplemente cachaça. Puede tener el aspecto de un africano, joven o viejo incluso con bengala o bastón largo, o vestir su clásico traje terno blanco, con corbata roja y sombrero blanco adornado con cinta roja. Gusta mucho de ser agradado con presentes, fiestas, tener su ropa completa, ya que es vanidoso, los Zé Pilintra, tienen dos características marcantes: Una es ser muy alegres, les gusta mucho bailar, la presencia de mujeres a las que sabe elogiar. En su otra fase su manera es quedarse mas serio, parado en un rincón así como su imagen lo representa, gusta de observar el movimiento a su alrededor mas sin perder sus características.

Ahora cuando el vira para el lado izquierdo, la situación cambia un poco, en algunos terreiros el pide otra ropa, un terno negro, medias y zapatos también negros, corbata roja y un sombrero de copa o cartola, fuma tabacos es decir charutos, bebe marafo, coñac y whisky, y hasta cambia un poco su voz. En algunos terreiros usa hasta una capa negra. Y otra característica de el es continuar con la misma ropa de la derecha, con un zapato de color diferente, fuma cigarros o cigarillos, bebe batidas y pinga de coco, y siempre muy alegre y extrovertido. Trabaja mucho con muñecos, agujas, cocos, pemba, hierbas, frutas, frango, velas,etc.. sus agrados se entregan en la calle cerca de whiskerías o casas de juegos de azar. En la fase de Exu, su punto de fuerza es la puerta del cementério, pues el trabaja mucho con las Almas, así como en la característica línea de los pretos velhos e exus. Tiene un especial respeto por Ogum por quien dice haber sido criado o encaminado luego de desencarnado hasta llegar a Omulú, y por los santos del europeo presentes en muchas de sus canciones favoritas. Su imagen queda siempre en la puerta de entrada del terreiro, pues él es quien toma cuenta de las puertas de las entradas si decidimos tenerlo dentro del recinto sagrado. Es muy conocido por su reverencia y su buen carácter. Sus guías -collares- pueden ser de varios tipos, desde coquinhos con ojo de cabra hasta rojo y negro, rojo y blanco o negro y blanco. O también solo blanco por las Almas. Entidad de mucho poder, no se debe creer que cuando está riendo o bromeando no está trabajando espiritualmente. Se le saluda con un saravá grande o simplemente un boa noite.

Zé Pelintra, conocido también como “Seu Zé”,  no es un Exú (a pesar de bajar en las sesiones de Exu) es si un “egun iluminado” que alcanzó el grado de Mestre en el Catimbó (término usado en sesiones del nordeste,  que significa lo mismo que terreiro, donde bajan los espíritus protectores y caboclos).

En los Catimbós, Mestre es un nombre dado también al médium dirigente de los trabajos de las sesiones.

Los Zé Pelintra (también llamados de Malandros), son comandados por las entidades jefes que incorporan en el Catimbó como Mestre Carlos, Mestre Luís, Mestra Benevenuta, etc...

Se viste de blanco y usa sombrero de ala suave o grande, pañuelo rojo en el cuello y bastón.
Gusta mucho de una buena farofa de carne-seca, aprecia un buen camarón frito, cigarro y una cerveza helada. El “gusta” de recibir sus ofrendas en las puertas de bares o en las subidas de los cerros.

Zé Pelintra es un tipo totalmente mestizado. Su figura impar sintetiza, en su historia, una de las fases del proceso de formación de la sociedad brasileira, y el papel desempeñado por el hombre afro-amerindio a lo largo de ese período.  La saga de Zé Pelintra comienza en los catimbós nordestinos, donde el es un negro descalzo y peleador- terminando en el cerro de Santa Teresa, en el corazón del Rio boêmio, donde se cree que murió, después de haberse vuelto un refinado malandro carioca.

Su andar cadencioso, “no passo do urubu malandro”, exhibe a malícia de la capoeira de Angola, de lo que fue maestro cuando vivo;  su universo cultural es un verdadero pagode - lleno de samba, sudor, cerveza y mujeres.
En el nordeste, se sabe que Zé Pelintra era, en verdad, el Mestre José de Aguiar, um catimbozeiro afamado, que murió por ahí mismo, y estaría enterrado a los piés de un árbol de jurema.

El apodo, lo habría ganado por pelear mucho contra los preconceptos, exigiendo que todos lo respetasen como doctor, sabio y médico de su gente, incluso sin tener escolaridad oficial.

 

Historias de Seu Zé y María Mulambo

Escena en un teatro cualquiera de Río de Janeiro-Brasil. Compañía povo da Rúa. La presentación inicia con la entrada del público; la actriz, todavía no caracterizada, está sentada en el medio de una encrucijada, que es delimitada con cuerdas, así como todo el espacio escénico. Se escucha una canción para Maria Mulambo; al son de esa música la actriz se comienza a caracterizar, a vista del público, que acompaña su transformación, de performer en pomba gira.
Maria Mulambo, el personaje ahora incorporado, llega audaz, grita, canta y danza, cargada de “cachivaches”.  Dirigiéndose al público, revela que tiene un encuentro marcado, allí mismo, en esa encrucijada. Un encuentro especial con un hombre de verdad!

Mientras espera por el compañero, cuenta a los presentes porque llegó de modo tan abrupto. Sintiéndose mas a gusto, deja venir a su memoria, recuerdos de su pasado.  Cuenta como era su vida, cuando vivía con la familia en una rica hacienda, donde tenía todo «de lo bueno y lo mejor”. Habla de su gran pasión por un trabajador de la hacienda y de como ese amor era repudiado por su familia, que jamás aceptó el romance. Recuerda el día de su casamiento, cuando huyó bien lejos con su verdadero amor, abandonando el lujo para vivir humildemente.

Recuerda cuánto era feliz, hasta el día en que su familia envió guardaespaldas armados para matar a su hombre y destruir su hogar. 
Desde entonces, Maria Mulambo vive en las calles, vive de la basura, mendigando restos. Prefirió esta vida a volver a la casa de los padres. 
Maria comienza entonces a recordar aquello que siempre quiso olvidar, y revive su pasado más triste, más terrible, más dolorido. Muestra al público una muñeca envuelta en trapos, comienza a mimarla con una bella canción, como se fuese, de hecho, un bebé.

Al final de la canción, Maria cuenta que su bien mas preciado, su hija, sobreviviente de la masacre, viviendo en un basural, contrajo una dolencia incurable, llevándola hasta la muerte.

Para calmar el clima tenso, Maria lleva a la boca su botella de caña, y trata de animar el ambiente. Bebe hasta cansarse y ofrece al público su elixir de eterna alegría. Entonces se acuerda de que el compañero por quien esperaba todavía no apareció. Furiosa Comienza a llamarlo insistentemente. Canta un punto de exu Zé Pelintra, para hacerlo aparecer. Una música de fondo acompaña el tema de Zé Pelintra, Maria se despide del público. La actriz se posiciona nuevamente al centro de la encrucijada. Comienza una música de capoeira y la actriz inicia el proceso de transformación de performer en Zé Pelintra.

Zé llega en la encrucijada buscando a Maria. Nota la presencia del público y se presenta. Pregunta a los presentes por su compañera, y confiesa que no es su estilo dejar a las mujeres esperando. Se justifica, sin embargo, diciendo que tuvo un pequeño contratiempo, que le impidió llegar en el horario marcado. Cuenta lo que sucedió con respecto del robo de su sombrero nuevo y la forma en que él resolvió la cuestión. Percibe las muchachas del recinto y comienza a coquetear; pregunta el nombre a una de ellas y le dedica un samba, que canta tocando una pequeña caja de fósforos.
Mas confiado, Zé pasa a contar su historia, de cuando era niño en el nordeste y decidió seguir viaje hacia Río de Janeiro. Cuenta sobre el mestre que le abrió todos los caminos, todas las encrucijadas de la vida.

Como si fuese su mestre de Catimbó, Zé, canta y danza mientras habla las palabras de su mestre. Zé relata que, desde un cierto día, en una rueda de Catimbó, trae las palabras de su mestre grabadas en el pecho. Su mestre le dijo: “todos tenemos una misión en la vida, la tuya es proteger  mujeres, niños y animales”.  Zé siente una vibración extraña en la platea; escoge una persona del público para aplicar una energía de cura. Hace una energización en la persona. Pero el gallo canta, es hora de partir. Con una música de despedida, Zé Pelintra danza y saluda al público haciendo la señal de la cruz en el suelo. Colocándose en la posición clásica de la imagen de Zé Pelintra, él se “congela” terminando así el espectáculo.

 

Dono da noite, rei da magía! Ze Pelintra o simplemente Seu Zé

Hablemos de esa entidad que tiene uno de los comportamientos más interesantes jamás conocido: Antes de comenzar a discurrir sobre lo que se conoce de ese malandro incorregible, mujeriego, obstinado, callejero, pero de un corazón enorme, es preciso que se entienda que toda entidad, tiene una historia, una cultura, pues fue tan humano como nosotros cuando encarnada. Luego del desencarne, y la consecuente espiritualización, podrá ocurrir que su manifestación se venga a dar en otros centros regionales, diferentes del que consta en su biografía humana y así cuando manifestada, podrá demostrar otras culturas, que no son las de su procedencia humana. Eso quiere decir que la misma entidad podrá manifestarse diferentemente en lugares diferentes, sin que eso implique en una mistificación de los médiums que la intermedia. Tal hecho acontece porque, por la necesidad del ingreso en las falanges espirituales, a fin de prestar su trabajo en esta nueva ropa, los espíritus, ahora desencarnados, se aproximan de esta o de aquella falange, por simpatía o determinación superior, pero guardan características bastante marcantes de sus existencias materiales. Entendiendo mejor: Zé Pelintra, tiene como característica principal, el malandraje (la bohemia), el amor por la noche (vida nocturna). Tiene una gran atracción por las mujeres especialmente aquellas de la noche, además de otras características que marcan la figura del malandro. Eso quiere decir que en varios lugares de culturas y características regionales completamente diferentes, siempre habrá un malandro. El malandro de Pernambuco, danza côco, xaxado (danzas populares), pasa la noche entera en el baile; En Río de Janeiro él vive en la Lapa, gusta del samba y pasa sus noches en la gafieira (danza popular que se baila muy agarrado). Actitudes regionales bien diferentes, pero que marcan exactamente la figura del malandro. Eso bien explicado, vamos a conocer mas de cerca ese gran camarada.

 

QUIÉN ERA ZÉ PELINTRA SEGÚN LA LEYENDA

José Gomes da Silva, nacido en el interior de Pernambuco, era un negro fuerte y ágil, gran jugador y bebedor, mujeriego y peleador. Manejaba el cuchillo como nadie, y enfrentarlo en una pelea era lo mismo que firmar un certificado de defunción. Los policías ya sabían del peligro que él representaba. Difícilmente lo encaraban solos, venían siempre en grupo y así mismo no tenían la certeza de no salir bastante perjudicados de las discusiones en que con él se envolvían. No era de mal de corazón, todo lo contrario, era bueno, principalmente con las mujeres, las cuales trataba como reinas.

Su vida era la noche, su alegría las cartas, los dados, la bebida, la juerga, las mujeres y porqué no, las peleas. Jugaba para ganar, pero no gustaba de engañar a los incautos, siempre los perdonaba, y los dejaba ir, aunque fuera necesario darles un escarmiento. Pero por el contrario, a los falsos expertos, aquellos que se creían mas capaces en el manoseo de las cartas y los dados, a estos los engañaba cuanto podía y los consideraba como los verdaderos otários. Los incentivaba al juego, perdiendo a propósito inicialmente, cuando las apuestas todavía eran bajas y vaciándolos completamente al final de las partidas. Eso bebiendo aguardiente, cerveza, vermouth, y otras bebidas alcohólicas que haya.

Esta entidad anduvo por el mundo, sus manifestaciones se presentan en todas partes del mundo. Hubo noticias en los diarios, de una médium que lo incorporaba en los Estados Unidos, así como otros, en varias localidades.

En Río de Janeiro se aproximó al arquetipo del antiguo malandro de Lapa, cantado en historias, músicas y obras de teatro. Algunos gustan vestirse al estilo. Terno Blanco y corbata. Pero la mayoría, gusta mismo de ropas leves, camisas de seda, y justifican su gusto recordando que la seda les protege de los cortes de navaja, arma blanca común entre los malandros. Beben de todo, desde caña hasta whisky, fuman la mayoría de las veces cigarros, pero utilizan también el tozcano. Son cordiales, alegres, danzan la mayor parte del tiempo y les gustan usar sombreros Panamá.

Se pueden envolver en cualquier tipo de asunto y tienen la capacidad espiritual bastante elevada para resolverlos, pueden curar, desamarrar, desmanchar, como pueden proteger y abrir caminos. Tienen siempre grandes amigos entre los que van a visitarlos en sus sesiones o fiestas.

Existen también las manifestaciones femeninas del malandraje: Maria Navalha es un buen ejemplo. Se manifiestan con características semejantes a los malandros, danza, samba, bebe y fuma de la misma manera. A pesar del aspecto rudo, demuestra siempre mucha feminidad. Ellas son vanidosas, gustan de regalos bonitos y de flores, principalmente las rosas rojas, además de gustar de vestirse muy bien.

A pesar de ser tratado muchas veces como Exu, Zé Pelintra no es Exu. Esa idea existe porque cuando no son homenajeados en fiestas o sesiones particulares, se manifiestan tranquilamente en las sesiones de Exu y al mezclarse, ellos se muestran como ellos.   En el Nordeste del país, mas precisamente en Recife, inclusive vistiendo como malandro, la figura de Zé Pelintra, tiene una connotación completamente diferente. Allí, el es doctor, es curador. Es Mestre y es muy respetado. En pocas reuniones no aparece seu Zé. Lá vem Zé, lá vem Zé, Lá vem Zé, lá da Jurema.(bis).

La Jurema aquí cantada, es el local sagrado donde viven los Mestres del Catimbó, religión fuerte del Nordeste, muy próxima a la Umbanda, pero que mantiene sus características bien independientes. En la Jurema, Seu Zé, no tiene la menor connotación de Exu, a no ser cuando la reunión es de izquierda, porque el Mestre tiene esa capacidad, tanto puede venir en la derecha como en la izquierda. Cuando viene en la izquierda, no es que venga a practicar el mal, es justamente lo contrario, viene revestido de ese tipo de energía para poder cortar con mas propiedad las negatividades y así ayudar mas fácilmente a los que de él necesitan.

En el Catimbó, Seu Zé usa bastón, pero puede ser cualquier cayado, fuma pipa y bebe caña. Danza Côco, Baião y Xaxado, sonríe a las mujeres, bendice a todos, que de manera cariñosa y respetuosa lo abrazan, llamándolo de  «Meu Padrinho»

*malandro; ventajero, estafador, bandido.

 

ZÉ PELINTRA EN EL CATIMBÓ ÉS TRATADO DE DOCTOR

La Umbanda, religión brasilera, es una mezcla de Cristianismo, Espiritismo, Catolicismo, culto a los orixás y Catimbó. La Umbanda tiene su edificio solidificado en las bases principales del evangelioo cristiano, y su mayor ley es Amar a Diós sobre todas las cosas y el amar al prójimo como a si mismo. La Umbanda es una religión, espírita - magista, trabaja con los espíritus desencarnados, de diversas fajas vibratorias, tiene su catecismo en simbologías enigmáticas (Puntos riscados, cantados, velas coloridas, etc.) A Umbanda de Zé Pelintra está volcada a la práctica de la caridad (fuera de la caridad no hay salvación), tanto espiritual como material (Ayuda entre hermanos), propagando que el respeto al ser humano, es la base fundamental para el progreso de cualquier sociedad. Zé Pelintra también predica la TOLERÂNCIA RELIGIOSA, sin la cual el hombre viviría constantemente en guerras.

Para Zé Pelintra, todas las religiones son buenas, y el principio de ellas es hacer espiritualizar al hombre, aproximándose cada vez mas a los valores reales, que son Diós y las obras espirituales. En la humildad que le es peculiar, Zé Pelintra, afirma que todos son siempre aprendices, aunque esten en grados evolutivos superiores, pues quien sabe mas, debe enseñar a quien todavía no aprendió y comprender a aquel que no consigue saber.

Zé Pelintra, espíritu de la Umbanda y mestre catimbozeiro, hace sus oraciones por el pueblo del mundo, independien-temente de sus religiones. Predica que cada uno recoja aquello que siembra, y que el plantío es libre, pero la colecta es obligatoria. Zé Pelintra hace de la Umbanda, el lugar de encuentro para todos los necesitados, procurando solución para el problema de las personas que le buscan. Zé Pelintra es el médico de los pobres y abogado de los injusticiados, es devoto de San Antonio, y protector de los comerciantes, principalmente Bares, Restaurantes y Boites, y siempre recurre a Jesus, fuente inagotable de amor y vida. En la gira que Zé Pelintra participa son invocados los caboclos, pretos velhos, baianos, marinheiros y exus. La gira de Zé Pelintra es muy alegre y con excelente vibración, y también disciplina es lo que no falta. Entidades de luz, carismáticas, llegan en los terreiros de umbanda, con su "samba no pé", su cigarro en la boca, sombrero de panamá de lado con toda la pinta de un malandro.No es originario de la umbanda, tiene como su origen, los rituales de catimbó, provenientes del Nordeste brasilero, donde hasta hoy es cultuada la imagem del malandro Zé Pelintra, jefe de la línea de los malandros. Zé Pelintra nació en el nordeste, probablemente en Recife y vino a Rio de Janeiro, donde se refugió en la Lapa y un cierto dia fue asesinado a cuchilladas en una pelea de bar.

Podemos citar además de Seu Zé Pelintra, Seu Chico Pelintra, Cibamba, Zé da Virada, Seu Zé Malandrinho, Seu Malandro etc. Los malandros vienen en la línea de exú, pero malandros no son exús! Ellos se enojan cuando son confundidos o comparados con exú, pues malandros son entidades de la calle, así exú que con ogum son dueños de la calle, las prestan para que los malandros puedan malandrear. Al contrario de los exús que están en las encruzijadas, encontramos los malandros en bares, subidas de cerros, fiestas y mucho mas. Su comida: 7 pedazos de carne seca e carne seca con farofa. Su bebida: cerveza blanca bien helada. Su habitat: subida de cerros. Su color: rojo y blanco o negro y blanco.

 

Apoyo a decisión del Presidente Dr. Tabaré Vázquez

Comunicado por destitución del Comandante Díaz

Apoyamos la firme y democrática decisión del Presidente Dr. Tabaré Vázquez relativa a la destitución del Cte. en Jefe del Ejército debido a las reU N I O Nes secretas mantenidas con políticos defensores de la impunidad.

Resaltamos la gravedad del hecho, así como deploramos la absurda defensa que hacen los involucrados tratando de justificar algo que ellos no permitieron cuando eran gobierno.

Agravado esto en momentos en que se están viviendo los juicios a militares, siendo que ellos son los artífices y defensores de la impunidad de la dictadura.
Al igual repudiamos la insistencia contra el nombramiento de la fiscal Guianze, con el claro objetivo de trancar una vez más el juzgamiento de los delitos de lesa humanidad cometidos durante el período de facto.

Agradecemos la deferencia de la respuesta presidencial recibida en esta instancia

Julio A. Kronberg

Presidente de ATABAQUE

 

 

CONTESTACIÓN DE PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA

Sr. Julio A. Kronberg

Presidente de ATABAQUE

Presente

 El Sr. Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez, agradece y valora vuestro comunicado de fecha 19 de octubre de 2006.  

Cordialmente

Nancy Rey
Secretaria del Presidente
de la República
Oficinas de la Presidencia
Av. Joaquín Suárez 3773

 

Coordinadora por la anulación de la Ley de Caducidad en el Parlamento

En el edificio Anexo al Palacio Legislativo en sala 17 y en fecha 21 de noviembre de 2006, quedó instituída la Coordinadora que impulsará acciones conjuntas tendientes a promover la anulación de la inmoral y antijurídica ley llamada de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, que no permite juzgar a los militares acusados de aberrantes crímenes de lesa humanidad, cometidos durante el proceso dictatorial en un marco de Terrorismo de Estado. ATABAQUE, integrante de dicha coordinadora, apoya el esclarecimiento de estos temas tan dolorosos para nuestra sociedad, unido a las organizaciones en la búsqueda de Verdad y Justicia. El poema de Circe Maia - poetisa uruguaya contemporánea- cantado por Daniel Viglietti y coreado por la concurrencia, adquirió esa tarde un sentido aún más profundo: «Por detrás de mi voz/escucha, escucha/otra voz canta/Viene de atrás, de lejos/viene de sepultadas/voces y canta./No son sólo memoria/son vida abierta,/abierta y ancha,/son caminos que empiezan/y que nos llaman./Cantan conmigo/conmigo cantan./Dicen que no están muertos/-escúchalos, escucha-/mientras se alza la voz/que los recuerda y canta./Dicen que ahora viven/en tu mirada/sosténlos con tus ojos/con tus palabras/sosténlos con tu vida/que no se pierdan/que no se caigan/Cantan conmigo, conmigo cantan».

 

Declarar la nulidad de la ley de caducidad es un imperativo histórico, moral y jurídico, que debe estar por encima de coyunturas políticas

El martes 21/11/06 en la sala 17 del Edificio Anexo al Palacio Legislativo, varias organizaciones defensoras de los derechos humanos, el PIT-CNT y algunos sectores del Frente Amplio, se abocaron al planteo de nulidad de la Ley de Caducidad de la pretensión punitiva del Estado (Ley Nº 15.848) aprobada en 1989. Una carta con firmas de senadores del gobierno, intelectuales, artistas, abogados, activistas sociales, medios de comunicación, federaciones y organizaciones sindicales, realiza una convocatoria con el fin de promover la nulidad de la ley de impunidad. Los impulsores de la Coordinadora -organismo abierto que espera adhesiones-. plantean que la Ley de Caducidad sigue siendo un obstáculo para la justicia, ya que impide juzgar crímenes de lesa humanidad cometidos por militares, ocurridos en el pasado reciente en nuestro país. La carta afirma que la ley fue aprobada bajo amenaza militar contra los elementales principios básicos y éticos de la República. La nulidad implicaría que se extingan todos sus efectos, es decir, como que la Ley nunca hubiera existido. Entre los firmantes convocantes de dicho documento que trascribimos en parte, se encuentra nuestra agrupación Atabaque, que más allá de su tarea religiosa y sociopolítica, ha adquirido un compromiso de velar por la realización de los Derechos Humanos, encaminados al esclarecimiento de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el terrorismo de Estado que impuso la dictadura cívico-militar en Uruguay.

 

CONVOCATORIA POR LA DECLARACIÓN DE NULIDAD DE LA LEY DE CADUCIDAD

La ley de caducidad fue aprobada bajo amenaza militar contra los más elementales principios éticos y jurídicos de la República, desconoce la separación de poderes, viola derechos humanos fundamentales y transgrede, flagrantemente, normas del Derecho Internacional de los Derechos Humanos que obligan al Estado a juzgar los crímenes de lesa humanidad.

Desde el punto de vista jurídico, la ley de caducidad es nula. Sus vicios se vinculan al mismo momento de su aprobación. Declarar la nulidad extinguiría todos sus efectos como si nunca se hubiera aprobado.

El Estado, que debe garantizar el goce de los derechos humanos de las personas bajo su jurisdicción, es quien durante la dictadura los violó bajo un patrón regular de conductas aberrantes, torturas, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas. No fueron actos aislados. Se cometieron crímenes de lesa humanidad. Se comprobó la coordinación represiva entre los países de la región bajo el “Plan Cóndor”. Se reconoció, por parte de las Fuerzas Armadas, la existencia de vuelos clandestinos con personas que continúan desaparecidas.

Sin embargo y a pesar de los avances en la política de derechos humanos en relación con la dictadura, la ley de caducidad continúa siendo un obstáculo real para la justicia. Tengamos presente que los recientes procesamientos se vinculan con hechos acaecidos en la República Argentina, fuera del ámbito espacial de aplicación de la norma de impunidad, la cual impide juzgar los crímenes de lesa humanidad ocurridos en nuestro territorio.

Si el Poder Legislativo advierte que una ley tiene un vicio jurídico intrínseco, de forma o de fondo, que causa su nulidad absoluta, no solamente tiene el derecho de declarar su nulidad, sino que debe hacerlo. El hecho de que la ley no hubiese podido ser removida por un referéndum, no modificó cualitativamente su contenido antijurídico, ni lo convalidó.

Declarar la nulidad de la ley de caducidad hace a la esencia misma de la preservación y profundización de la Democracia, ya que no es ni será posible consolidar un Estado de Derecho democrático y pleno sin asumir que la Justicia es un elemento innegociable del modelo cultural inherente a la democracia, cuando se trata de dar respuesta a situaciones que califican como “crímenes de lesa humanidad”.

En función de lo expuesto, los abajo firmantes ratificamos nuestro compromiso puntual y concreto de conjugar esfuerzos para lograr que se declare la nulidad de las normas de impunidad de la ley de caducidad.

Convocamos, por la presente, a toda la ciudadanía y, muy especialmente, a todos los actores políticos y organizaciones sociales coincidentes con nuestra propuesta, para que adhieran pública y expresamente a los postulados que nos unen, invitando a sumar esfuerzos y con el objetivo de dejar constituida la Coordinadora Nacional por la Nulidad de la ley de Caducidad.

Senadora Margarita Percovich - Senador Rafael Michelini - Senador Eduardo Lorier - Senador Víctor Vaillant - Sr. José D’ Elía - Dra. Jacinta Balbela de Delgue - Prof. Hugo Cores - Sr. Guillermo Chiflet - Sr. Oscar López Balestra - Gral. Víctor Licandro - Dr. Pablo Chargonia - Dr. Walter de León - Dra. María del Pilar Elhordoy - Dr. Oscar López Goldaracena - Sra. Sara Méndez - Sr. Eduardo Aparicio - Sr. Raúl Olivera - Dr. Hoenir Sarthou - Sr. Daniel Viglietti

Amnistía Internacional, Sección Uruguay - Prof. Marisa Ruiz
Asoc. de Familiares de Muertos y Detenidos por la Dictadura - Sr. Alfredo Cuesta
Atabaque - Sra. Susana Andrade y Sr. Julio Kronberg
Comisión de Familiares de Asesinad@s Polític@s - Sra. Rita Cultelli
Crysol - Sr. Baldemar Taroco y Sra. Ana Amorós
Dónde están, París - Sr. Zelmar Michelini
Fucvam - Sr. Julio Vera
Isode - Dra. Hebe Martínez Burlé
PIT / CNT - Sr. Luis Puig, Sr. Juan Castillo y Sr. Fernando Pereira
Red Uruguaya de Autonomías - Sr. Rafael Sanseviero
SEMANARIO BRECHA
Serpaj Uruguay - Dr. Guillermo Payssé
Sersoc - Psic. Miguel Scapucio y Sra. Adriana Vaselli
María Esther Gatti de Islas, Adriana Cabrera y varios Familiares de detenidos desaparecidos

 

3 de diciembre será Día Nacional del Candombe

Por unanimidad y en sus dos cámaras, el Parlamento aprobó que se declare el 3 de diciembre «Día nacional del Candombe, la cultura afrouruguaya y la equidad racial», en un proyecto presentado por el diputado compañero Edgardo Ortuño. Según la exposición de Ortuño, la «celebración anual será el marco para la valoración y difusión de la expresión cultural denominada candombe, de la contribución de la población afrodescendiente a la construcción nacional, y de su aporte a la conformación de la identidad cultural de Uruguay». Los afroreligiosos reclamamos fuera tenida en cuenta la herencia espiritual olvidada, ya que el texto original de la futura ley, no mencionaba el origen ritual del candombe. En principio no fuimos comprendidos pero luego de algunas reuniones logramos el agregado -trabajo en común del Diputado Ortuño con algún legislador del Partido Colorado- plasmado en un quinto artículo. Agradecemos la colaboración, y también las palabras del Diputado Washington Abdala que al hacer uso de la palabra, destacó la presencia de Atabaque. En el evento del Palacio Legislativo a las 19 hs. en el escenario, participaremos con recreación ritual.

 

SOLICITUD DE IFA - ATABAQUE

REIVINDICANDO LA ESENCIA ESPIRITUAL DEL TOQUE DEL TAMBOR AFRICANO EN LA DIÁSPORA Y LA HISTORIA DE LA RESISTENCIA DURANTE LA ESCLAVITUD EN NUESTRO PAÍS Y EN AMÉRICA, SOLICITAMOS A LOS LEGISLADORES CONSTE EN EL TEXTO DE LA LEY EXPRESAMENTE, LA MENCIÓN AL LEGADO ANCESTRAL Y AL ORÍGEN RITUAL DEL CANDOMBE.
BREVE FUNDAMENTACIÓN:

Consecuencia directa de la diáspora, la dominación europea y el genocidio, surge la defenestración de las costumbres y usos propios del ser africano, entre estos, las formas de concebir lo trascendente. Por lo mismo y de acuerdo a investigaciones de campo, el colectivo afrodescendiente uruguayo en su mayoría, no profesa la religión africana, desconociendo a cabalidad sus preceptos, doctrina e historia.

La práctica de una religión, por ser un sentimiento espiritual, no es monopolio de una raza o etnia. En cambio sí debe reconocerse como parte fundamental de su cultura, la espiritualidad propia de un grupo humano determinado. Es así por ejemplo cuando se hace referencia a los dioses griegos, romanos o germanos.

Hoy día el candombe va camino a ser reconocido patrimonio cultural del Uruguay y en un futuro de la Humanidad. Es fundamental no olvidar los orígenes invocativos y sagrados de los tambores que el africano primariamente hizo sonar en estos suelos, clamando protección a sus dioses y ancestros, contra la barbarie de la esclavitud. ¿Qué les permitió sobrevivir al sufrimiento inaudito sino su fe? Fuera de otras argumentaciones que exceden el tenor de este comunicado, basta ver la similitud ortográfica entre los vocablos “candombe” y “candomblé”, para comprender porqué es imperioso que la proyectada ley, mencione las raíces espirituales del candombe, testimonio de resistencia e identidad en un mismo son.

Si cercenamos algún aspecto de esta macro culturalidad tradicional y polifacética, correríamos el riesgo de desvirtuarla, con el consiguiente menoscabo de su acervo cultural, y peor aún, de adulterar la memoria histórica de la identidad africana en su dimensión real.

 

Día Nacional del Candombe del Uruguay

Deseo compartir algo muy colectivamente íntimo.

Tal vez funcione si les pido que imaginen que estuvieron ahí.

Piensen en la sala de reunión de Diputados del Palacio Legislativo a la que llaman Cámara Baja o simplemente “cámara”. Ese lugar tan barroco que intimida.
Me motivaba, y a nuestro grupo Atabaque, cuidar que la raíz espiritual del Candombe fuera fielmente  contemplada en la futura ley que ese día se votaba, y perpetuar así el acervo cultural africano en su real dimensión, pues sin dudas los primeros toques de los esclavos en estas latitudes fueron pidiendo protección a sus ancestros. Por eso fuimos a las gradas a mirar y a escuchar.

El clima era de distensión entre los protagonistas de la sesión, pues tal vez el extenso orden del día les indicaba tomárselo con calma.

Esa tarde, apoyando la ley que declara el 3 de diciembre como Día Nacional del Candombe, hubo poca gente pero representativa; entre ellos Beatriz Santos y Tina Ferreira. Junto a los de blanco, tuvimos el honor de contar con la presencia de una luchadora de la negritud y del candombe uruguayo, doña Isabel “Chabela” Ramírez, responsable del coro solidario de mujeres Afrogama que me honra integrar.

Aquí viene lo bravo: Promediando las ocho y media de la nochecita, la ley se aprueba por unanimidad y nos ponemos de pie pensando, yo al menos, dejar por allí el homenaje. Y la Chabe que empieza a hacer ritmo con las palmas y me ordena: “cantá” y yo que me tiraba de las barras antes que desobedecer a mi directora de coro, y las dos que empezamos a entonar a viva voz como dos sirenas de ébano -tal vez con algo de sobrepeso- pero con la dulzura y la energía que ha sembrado el Dios negro en las mujeres africanas: “El candombe es el que nos da, su fuerza para luchaar. Trabajar y avanzaar. El candombe raíz ancestral. Es nuestra identidad. Ritmo de mi Uruguay. Uruguaaay!” Nuestras voces se amplificaron de ternura en el hemiciclo milagroso tallado en nogal italiano, dueño de tantos recuerdos hermosos y furibundos, mientras se diluía la orden de un presidente de mesa que tímidamente intentó decir…”desalojen..” y terminó aplaudiendo con su mejor sonrisa de alegría como todos los presentes. En tanto los guardianes de las barras en lugar de moverse hacia nosotros, quietitos, se sentían privilegiados como a quien le toca en primera fila por tenernos cerca, mientras cantábamos para auditorio tan selecto que desde allá abajo, parecía mirar hacia el cielo cuando nos escuchaba.

Solo quiero resaltar que esto no estaba previsto -fue una reacción del corazón- y fue genial pues de lo contrario no lo habría desfrutado tanto.

Quería compartirlo; porque si no fuera que había como cien personas, de los cuales sesenta y dos eran diputados; aún pienso si existió o lo soñé.

Quería también agradecer pública-mente al representante nacional Edgardo Ortuño, por la ardua tarea de hacer este histórico proyecto que ya es media ley, y por el compromiso que asumió al atender las inquietudes de los distintos grupos afrodes-cendientes y sus perfiles incluido el nuestro, que reclamó y obtuvo la mención a los orígenes rituales del candombe. Sobresaliente trabajo.

Y más que nada prometer seriamente ante los lectores de La República, que nunca más iré al Palacio Legislativo a presenciar una sesión del Parlamento con Chabela Ramírez… …y sin los tambores.

 Susana Andrade

 

LOS DIARIOS DIJERON PREVIO A LA SESIÓN DE DIPUTADOS

Hoy votan «Día nacional del candombe»  7/11/06 EL PAÍS

Hoy, aunque no figurará en el orden del día, se votará en Diputado el Proyecto de Ley que declara al 3 de diciembre como el «Día Nacional del Candombe, la Cultura Afro Uruguaya y la Equidad Racial». La idea es que el proyecto sea aprobado hoy mismo, de forma que el próximo miércoles ingrese al Senado.

El proyecto, que de aprobarse organizará para el 3 de diciembre una gran fiesta de la cultura negra en todo el país, tuvo un traspié el pasado viernes cuando la agrupación Atabaque, que reúne a decenas de templos afroumbandistas, dio a conocer un comunicado en el que hacía notar que no se incluían debidamente los rituales de origen religioso que gestaron el candombe. Sin embargo el tema fue laudado en el correr del fin de semana. «Nosotros estamos contentos porque se nos dijo que se va tener en cuenta el punto que referimos ya que no hay que olvidar que en el origen del candombe había una motivación puramente espiritual. Eran toques de invocación», dijo a El País, Susana Andrade, integrante de Atabaque.

FIESTA. La fecha no es caprichosa. El 3 de diciembre de 1978 los tambores llamaron por última vez en el mítico «Medio Mundo» luego que la dictadura decidiera derrumbar el histórico conventillo. De aprobarse el proyecto el próximo 3 de diciembre decenas de comparsas «llamarán» alrededor del Palacio Legislativo y expresiones plásticas, literarias y de danza tendrán lugar en todo el país. Resulta paradójico que la dictadura esgrimiera que los negros y su cultura no podían manifestarse en zonas céntricas porque empobrecían la ciudad y perjudicaban el atractivo turístico. Hoy las Llamadas convocan a miles de turistas de todo el mundo.

 

«Origen ritual» LA REPÚBLICA 4/11/06

El grupo afroumbandista Atabaque hizo un reclamo al proyecto de ley promovido por el diputado Ortuño, apoyado por varias asociaciones afrouruguayas y comparsas de negros y lubolos. El grupo reclama que dicho proyecto «no menciona el origen ritual del candombe». En tal caso, Atabaque recomienda que la fecha sea denominada «Día Nacional del Candombe, la equidad racial, la cultura afrouruguaya y sus expresiones religiosas». Edgardo Ortuño explicó que en el proyecto de ley se tiene en cuenta la visión religiosa, pero aclaró que «se tuvieron en cuenta otros aspectos que hacen a la historia del candombe, pero no todos pudieron ser contenidos en el nombre de la ley».

 

Agradecimiento a los parlamentarios

Agradecemos a los legisladores actuantes, en especial al Diputado Edgardo Ortuño, la sensibilidad demostrada ante nuestro pedido, al agregar la mención a los orígenes rituales del candombe y su reconocimiento como legado ancestral, plasmados en el artículo 5º de la futura ley que ahora cuenta con media sanción. El texto del agregado dice así:  

AGREGADO ART. 5º- DECLÁRASE PATRIMONIO CULTURAL DEL URUGUAY AL CANDOMBE, CARACTERIZADO POR EL TOQUE DE LOS TAMBORES DENOMINADOS CHICO, REPIQUE Y PIANO, SU DANZA Y CANTO, CREADO POR LOS AFROURUGUAYOS A PARTIR DEL LEGADO ANCESTRAL AFRICANO, SUS ORÍGENES RITUALES, Y EL CONTEXTO SOCIAL COMO COMUNIDAD.-

 

Los que ofrecen magia negra no son Pais, son delincuentes…

….y los que les hacen propaganda en los medios de prensa son, inevitablemente, cómplices.

Cansada ya de explicarlo lo reitero; la magia negra no pertenece al ámbito de la religión Umbanda ni a ninguno de los cultos afro como Batuque, Kimbanda o Candomblé.

El mito viene de la antigua confusión entre el ritual de sacrificio de animales ofrendados a la Naturaleza que realizaba el africano originalmente, y el entrevero con las invocaciones -tal vez satánicas- practicadas por los europeos colonizadores y denominadas “magia negra” en contraposición a la magia blanca o buena. Esto a grandes rasgos porque no es lo que me interesa resaltar. Que se ocupen de la magia negra los que la hacen o del demonio los que lo reconocen.

Es ignorancia celebérrima asociar a los Pais o a las Maes con eso. Y es sinverguenzura cuando lo hacen los propios que se supone que son directores afroumbandistas, con el fin de ganar unos mangos haciéndose los poderosos.

¿Una Ialorixá, un babalorixá haciendo “magia negra”? ¿Qué es eso?

¿Porqué vender el rico patrimonio de nuestra sagrada herencia espiritual, al bajísimo precio de la necesidad? ¿Títulos por un lado y por el otro, no importa ensuciar el nombre de una religión, además de jugar con las debilidades de las personas? Después no queremos ser objeto de discriminación, mientras nosotros mismos nos encargamos de denigrar y desvirtuar los fundamentos, junto a la sublime esencia ritual.

En cuanto a los de afuera, es hora de que se desasnen.

Esto viene a raíz de que hace poco los periodistas Karina Vignola y Gaspar Valverde de FM del Sol programa El Furgón que trata de variedades, nos hicieron una entrevista relacionada al tema “creer o reventar”. Como no estábamos en casa, la nota se hizo en forma telefónica. Cuál no sería mi desagradable sorpresa al escuchar que anterior a mí habían entrevistado al tal Donato, célebre caradura televisado en sus payasadas que se hace llamar “pai” y ofrece magia negra. Y los que no saben meten todo en una misma bolsa. Pero entiendan de una vez; los que propagandean hacer magia negra, están diciendo “yo destruyo a la gente” y encima por pago. Eso es delito que yo sepa, pasible de ser denunciado por particulares ante las autoridades competentes y aún combatido de oficio por acusadores públicos. Es como que un mercenario u homicida profesional, ofreciera sus servicios de asesino por televisión, en un diario o por volantes, lo mismo un rapiñero, etcétera. Esto si no tiene pena jurídica expresa -porque a nadie se le pasó por la cabeza que ocurriría- está en el espíritu de cualquier ley que proteja la integridad física y moral de las personas. Eso no es todo: dicen algunos de estos ser además pais o maes, lo cual se asocia -más allá de algunas especificidades- correcta-mente en el imaginario popular con el sacerdocio umbandista o africanista. Es un contrasentido difundir servicios de magia negra y también decirse religioso y encima líder de un culto afro, que es un ministro del bien, al cual le son entregadas sus armas simbólicas (axés) con el mandato exclusivo de ayuda a los necesitados de sanidad astral y aún física, y con la recomendación expresa de que dichas armas, se volverán contra quien para espurios destinos intentase esgrimirlas, por ejemplo dañar a otros. Una religión y un religioso, buscan el bienestar espiritual y físico del prójimo. Nunca podría esa misma persona desdoblarse y hacer o intentar hacer daño ni en el propio ni en otro rito y seguir poseyendo la investidura espiritual de Umbanda, porque la maldad no tiene cabida en nuestros cultos. No sólo sería abandonado por las fuerzas del bien y por lo tanto estaría indefenso, sino que esto ocasionaría una inmediata, natural y automática deslegitimación ritual del individuo que así actuase, porque está descendiendo del nivel espiritual de purificación imprescindible para ejercer el ministerio de Luz que enseña el afroumbandismo, entrando en una peligrosa manipulación de oscuridad, ámbito de espíritus obsesores, larvas astrales y sufridores. No se puede ser Dios y el diablo al mismo tiempo, ¿me explico?

En principio, quien invoca energías del mal puede ser que llegue a liberarlas.

Lo que seguro no tendrá es forma de sujetarlas luego de sueltas. Menos de dirigirlas.

Yo diría que los que juegan con esto diciendo que hacen chanchadas para ganar plata, es porque no aplican lo que fue slogan del programa El Furgón; “creer o reventar”. De lo contrario tendrían temor y por lo tanto respeto.

Y como al parecer no creen, solo les queda la otra opción.

Susana Andrade