VOLVER 

El material informativo que aparece en esta página web,

es una selección parcial del publicado en el periódico Atabaque

 

Editorial

Año de Xangó: Atabaque ¿seguirá sonando?

Tal vez por casualidad o por obligación cósmica, el Atabaque sigue repicando para su gente. Sorteando escollos, con la maquinaria reluciente de tanto camino andado, el periódico oficial de la religión en el Uruguay, se dirige hacia una nueva etapa, en la que indudablemente necesitará de su público...Sin ponerse de acuerdo los africanistas y umbandistas del mundo, sobre qué Orixá regirá los destinos de la humanidad en el 2002, el que goza de mayor consenso - por lo menos por estas latitudes - es el dueño justamente del tambor: Xangó. Atabaque entonces se verá impulsado por el gran manejador del hacha doble, el dueño de los rayos y los truenos, la palabra, el ritmo, la justicia, la verborragia, el decir fluido y los discursos, el que enseña con habilidad...en fin. El Rey de la Cabinda que todos conocemos, el Orixá de Umbanda que porta su balanza y actúa brindando equilibrio e igualdad. Entonces es un año para permanecer...para aguantarse contra viento y marea...¿se logrará este milagro? La situación económica de la región es caótica, no podemos vivir ajenos a una realidad que se impone, sin embargo, lucharemos con denodados esfuerzos para mantener en alto la bandera del periódico oficial de la religión en el Uruguay. Por lo menos, prometemos no dar un paso al costado sin presentar batalla. A todos los colaboradores y a los que puedan unirse les decimos; mas que nunca necesitamos vuestra ayuda. Atabaque ha logrado importantísimos e impensados avances para el afroumbandismo uruguayo, esto es porque se ha mantenido con una marcada conducta de continuidad y vigencia. Si esto se perdiera, tal vez se perderían muchas otras cosas irrecuperables. Es necesario que tomemos conciencia del arma invalorable que supone, un medio de difusión propio, plural y reconocido en ámbitos sociales diversos de nuestro país, siendo un baluarte fundamental de las necesidades e intereses de la colectividad africanista y umbandista. No es poco haber llegado donde llegamos, pero es imprescindible cuidar y mantener los espacios logrados. El lugar que hemos ganado para nuestra religión en el Uruguay, será mantenido con certeza si el Atabaque no deja de repicar y esto es difícil de lograr si no contamos con el apoyo de todos. Piense entonces Sacerdote Afroumbandista, Madre o Padre Espiritual, Babalorixá, Ialorixá, Cacique o lo que sea que usted practique; si puede dar una mano para que estas páginas continúen trabajando a favor de los Caboclos y Orixás, no deje de hacerlo. Imperiosamente hacemos el llamado a integrarse a esta hermosa aventura de difusión de nuestra religión; es una tarea gratificante y una misión que se cumple con alegría. Solo que sin el sustento económico es sencillamente imposible de llevar adelante. A los morosos rogamos que se pongan al día. Cuando usted se atrasó en su compromiso mensual, seguramente hizo que quedaran sin saldar, deudas contraídas por Atabaque confiando en su palabra y además de lo económico, casi seguro perdemos un amigo, pues además de no pagar, a veces nos dejan de saludar...Extraño fenómeno. Como verán no todas son rosas. Sin embargo estamos acostumbrados a sortear escollos, casi extrañaríamos si fuera demasiado fácil, pero los números son crueles y fríos y cuando no alcanza, no alcanza. Veremos entonces hasta dónde Dios Zambi y los amados Pais nos dan fuerzas y permiten que este milagro continúe, sin vuestra ayuda lectores y colaboradores, será imposible. Sólo esperamos que los Orixás toquen los corazones de los hermanos de fe y así, juntos, realizar el sueño de que este medio de comunicación de nuestra religión continúe. Desde ya muchas gracias.

 

Manual de defensa del afroumbandista

Perritos nosotros ¡no!

Muy alarmada una voz femenina al teléfono, llamó a la Redacción para denunciar el siguiente hecho: en la esquina de Andrés Bello y Ramallo, muy cerca de Avda Italia y Comercio, había aparecido un perrito muerto, mutiladas sus patas y su cabeza, etc. Un espectáculo atroz que alborotó al barrio y despertó la imaginación y curiosidad de todo el vecindario. Inmediatamente y como nunca faltan, habló la ignorancia de alguno de los espectadores - desinformado y/o morboso, y/o evangélico de la Iglesia Universal o similares, y/o integrante de las protectoras de animales "truchas"- signando el lamentable hecho como obra de la "macumba" o sea y traduciendo el peyorativo término popular: de la religión afroumbandista. La persona que reportó lo ocurrido, salió al paso indignada defendiendo la posición umbandista, pero se sintió impotente y la entendemos, ante los prejuicios que ¡aún hoy parece mentira! reserva un sector pacato de la sociedad uruguaya, hacia lo que significan nuestras prácticas religiosas. Para Rita que así se identificó la informante, aquí van los descargos de Atabaque para que este ejemplar lo repartas entre tus vecinos y no te sientas sola en tu dignísima y espiritual creencia, que es la nuestra por supuesto: Ningún culto de los denominados unificadamente afroumbandistas, mata animales considerados domésticos en el Uruguay. Simplemente porque lo que se faena se consume y nuestra sociedad no acostumbra a comer carne ni de gato NI DE PERRO. Hacemos la salvedad porque los hábitos gastronómicos obviamente difieren según las culturas; en la India los uruguayos seríamos vistos como sacrílegos, herejes y degenerados, por comer vaca con el gusto y la voracidad que lo hacemos, pues para ellos es un animal sagrado. (¿Miren si nos prohibieran comer asado?) Sin embargo en la India podríamos ir hasta presos e incluso ser casi excomulgados de la grey religiosa o algo similar. En algunos países del Asia comer perro es lo mas común y nadie, a menos que no sea natural del lugar, se asombra de este hecho o lo ve como asqueante. Hay países donde comen serpientes, etc., etc. . Los afroumbandistas y lo diremos hasta el cansancio, faenamos exclusivamente animales de criadero, de los mismos que se compran en los comercios ya faenados para consumir. Jamás animales domésticos ni exóticos, como dijo una desquiciada señora de los refugiados de la ex San Francisco de Asís, que matábamos llamas. (Como que las llamas -animal de origen andino- se vendieran a la vuelta de la esquina.) Si seremos fuertes los afroumbandistas y con grandes espaldas para aguantar que nos endilguen tamaños disparates. Volviendo al caso; amamos y cuidamos a los animales domésticos como cualquier ser humano en la tierra - lo somos aunque algunos digan lo contrario- y generalmente conviven animalitos muy mimados en las casas de umbandistas. Invitamos al lector a visitar ahora, cualquiera de los templos que aparecen en este periódico con sus direcciones. Estamos seguros que encontrará por lo menos una mascota en el lugar a donde vaya, generalmente perros y gatos que son tratados con esmero hasta por demás y ocupan un lugar, casi como un miembro mas de la familia. Nuestra religión es la única que cultúa la naturaleza y defendemos por lo tanto la vida que de ella proviene y se alimenta, en sus mas diversas manifestaciones. ¿Cómo podría alguien que se dijera religioso afroumbandista, hacer sufrir o atentar de manera brutal, contra la integridad física de un ser indefenso? Para finalizar dejamos claro que deploramos este tipo de actos macabros que, aún desconociendo de dónde provenga su autoría, reflejan el accionar de seres enfermos y degenerados mentales, tal vez actuando bajo el influjo de alguna droga y que debieran estar encerrados entre rejas, pues representan una amenaza para la sociedad en general. Los afroumbandistas no matamos animales, los faenamos religiosamente. No comemos perros, no matamos perros. Que quede claro.